Publicidad
advertisement
SLIDER

Paul Di’ Anno “Lo que dejamos de lado Viernes, 14 de agosto de 2015

20 Agosto, 2015

Conversaba con un amigo sobre el show, el me lo resumió diciendo que todos los que estuvimos allí fuimos como “Doris” de “Buscando a Nemo”, es lo primero que se me vino a la cabeza, después de poder asimilar el show presentado el pasado 14 de Agosto. El bar “Rock y Guitarras” ubicado en Ñuñoa, se encontraba lleno esperando al que hace 35 años fue el rostro emblemático de un género naciente, el “heavy metal”. Detrás de mí escuchaba a los fanáticos que gritaban emocionados el nombre de Paul Di’ Anno. Iron Spell terminaba una presentación formidable, un vocalista que a su vez era un frontman envidiable, la solidez del bajista. Los chicos de Iron Spell terminaban su show para dar paso a Paul. Los fanáticos se reunieron al centro del bar, gritaban, coreaban a Paul. Mi amigo tenía razón, olvidamos rápidamente que Iron Spell tocó, olvidamos también que ya no tenemos al frontman que parecían no entrarle balas. Tratamos de dejar de lado, que ese hombre representaba los excesos, las malas decisiones, aun así sigue y como muchos que quisieran poder seguir en esta senda.

 

El ex Iron Maiden, tomó su tiempo para poder subir, la mesa a un lado del micrófono nos hizo vislumbrar como se venía el show. Botella de whisky, botellas de agua, toallas. Paul siguió tomándose su tiempo para entrar en escena. Un cuerpo corroído por los excesos subió, apoyándose en sus muletas y siendo ayudado por asistentes, Paul Di’ Anno tomaba su posición en el escenario. Aquella debilidad quedó de lado a pesar de sus complicaciones, Genghis Khan (tributo oficial de Iron Maiden en Chile), le ayudó a dejar la fragilidad con la que se nos presentaba de lado. “Santuary”, abría la noche, dejando de lado los largos minutos de espera. Un pequeño mosh dejaba a relucir el ánimo con el que estaban los fans. Para la escena metalera chilena, Paul Di’ Anno es una figura de sumo respeto y los fánaticos supieron dejar de lado lo raído de este ídolo caído, se dejaron sorprender por la potencia de este hombre, que a pesar de perder el brillo de su voz, la potencia que tiene no logra bajarse. Joyas que todos esperaban escuchar, tales como “Wratchild” y “Prowler” se dejaban escuchar.

 

La noche cerró con la esencia de Di’ Anno, dejando de lado a La Doncella de Hierro, escuchamos temas como “Blitzkrieg Bop” de Ramones. “Anarchy in The UK” de Sex Pistols. Diferentes cosas llamaron la atención durante este show, la capacidad de olvido que tienen los fans, todos mantienen en su recuerdo al carismático y delgado vocalista de hace ya cuarenta años, pero todos parecen olvidar que ese hombre ya no existe pero lo que si quedará es cada show que seguirá haciendo, quizás con una fuerza disminuida pero con una potencia interna que nos recuerda una gran cosa, el heavy metal no se hizo en estudios y jamás tuvo la finalidad de ser algo preparado y técnico.

Review Y Fotografia por  Paloma Alvarez


 

 

Deja tu comentario

Diseñado por calavera design 2017