Publicidad
advertisement
SLIDER

VOIVOD THE WAKE (CENTURY MEDIA)

08 Octubre, 2018

Antes de hablar del último viaje interestelar de Voivod a través del espacio y el tiempo, reconozcamos con tristeza que, de alguna manera, ha sido increíblemente trece años desde que el arquitecto de la agresión de Voivod, Denis “Piggy” D’Amour, pasó al infinito. El metal, nuestro frígido y árido paisaje, ha sido un lugar menor sin él, está claro. Mire hacia el cielo mientras se reproduce cualquier álbum de Voivod y deléitese con las creaciones cósmicas de Piggy. Son de otro mundo. 

Entonces, con las impresionantes hazañas de Piggy grabadas para siempre en la conciencia colectiva del metal, escuchamos The Wake, el último largometraje de Voivod. Esto parece una afirmación obvia y redundante, pero tan pronto como The Wake comienza, queda claro que se trata de Voivod, y Voivod de la era clásica, ya que nadie más puede producir tales características únicas. Todas las marcas registradas de la banda, incluida la portada ultra-voivodiana, son evidentes de inmediato, y eso es un sentimiento reconfortante. El segundo elemento que está aquí, siempre, es la angularidad que ha acompañado a Voivod en toda su carrera, aunque alcanzó su punto máximo entre Dimension Hatross y Nothingface. Lo que, supongo, le da un sentido muy real de la inspiración y el modus operandi de The Wake. 

Lo que también sorprende al oyente es que The Wake es diferente de su predecesor, Target Earth. Donde Target Earth se compone de una gran cantidad de material que es bastante inmediato (¿la influencia de la contribución de Blacky?), La inmediatez se reemplaza en The Wake por pos-sociedades y siempre montañas, las cuales tienen sus propios misterios para desentrañar. 

Pero no tome ese último comentario como cualquier tipo de queja. Voivod todavía está escribiendo canciones vitales e iluminadoras que son felices de descubrir y contemplar, y la banda se siente tan enérgica e inspirada como siempre lo ha hecho. No hay óxido ni ralentización aquí, el vigor y la creatividad son impresionantes frente a los casi 35 años de existencia de Voivod. 

Al final, The Wake es una celebración de lo que hace que Voivod sea tan completamente Voivod. Simplemente no podemos imaginar cómo este álbum podría haber sido escrito por alguien más. The Wake es Voivod, y Voivod es The Wake. Interconectado e interestelar.

Deja tu comentario

Diseñado por calavera design 2017