Publicidad
SLIDER

DEICIDE – Overtures of Blasphemy – Century Media, 2018

04 Diciembre, 2018

Cinco años y una “reciente” visita a Chile (18/8/2017 en la Blondie) pasaron desde su anterior álbum en estudio (In the Minds of Evil); disco que ya no contaba con el desaparecido guitarrista Ralph Santolla, (fallecido este año) y que fuera el último donde participó el ex-Cannibal Corpse Jack Owen, en una de sus guitarras.

Excelente presentación y punto de partida para este trabajo.

Lo que sigue, son 12 temas de un clásico Deicide, quizás algo más refinado, pero muy certero, en donde se destaca de principio a fin, la altísima calidad de sonido alcanzada. La batería se oye como los dioses, y sin duda que su ejecutor Steve Ashein (baterista original de la banda, presente en todas sus grabaciones) tiene mucho que ver en esto. Con tres décadas de incesante labor, no tengo reparos en posicionarlo como uno de los mejores bateristas de Death Metal que nos ha entregado el planeta.

Es sabido, y casi es un consenso, que la banda, hace unos 10 años atrás, editó una serie de discos (Insineratehymn, In Torment in Hell, etc.) en donde mucha de su magia había desaparecido, pero que con el álbum de 2005, The Stench of Redemption, comenzó a recuperar. Proceso que vendría a coronarse con este Overtures of Blasphemy, placa, que de verdad da gusto escuchar y que agrada desde que lo oyes por primera vez.

Los 12 temas, que en poco menos de 40 minutos completan la producción, pasan volando y no hay composiciones que se sientan débiles o de relleno. Muy por el contrario, rápidamente podras destacatar un par como imperdibles. Ejemplo de esto, tenemos la canchera Seal the Tomb Below, que recuerda algunas de sus primeras composiciones que te partieron el cuello en su homónimo disco debut de 1990.

Lo único que hecho de menos, son esos agudos en la voz de Benton, que en alguna época, fueran marca registrada en sus vociferaciones; al igual que algo de esa aura maligna que tenían (y que en cierta medida han perdido), pero que han reemplazado con una ejecución y solidez que compensa gratamente.

Ahora, de todas maneras, las líricas siguen orientadas al satanismo y anti-cristianismo/catolicismo (esta última, posición que hoy en día, cualquier persona con 2 dedos de frente debería adoptar, o al menos apoyar). Títulos como One With Satan (tema que abre el disco), Compliments of Christ o Destined to Blasphemy, hablan por si solos de esto.

En definitiva, aquí encontraremos un Deicide “rejuvenecido”, totalmente aceitado en cada uno de sus componentes y que da cátedra de como se puede seguir vigente y sacando excelentes discos sin cambiar ni reinventarse con elementos ajenos.

Muy bien Deicide, discazo !

Deja tu comentario

Diseñado por calavera design 2017