Publicidad
advertisement
SLIDER

WATAIN: Muerte, Oscuridad, Satanismo Y Respeto 20 de Enero Club Blondie.

21 Enero, 2019

Watain se formó en 1998, justo cuando Black Metal tuvo sus peores años en términos de bandas de circo comerciales que arrastraban el nombre de Black Metal, a través del barro con su versión de mierda humana y romántica, de lo que una vez había sido un movimiento basado en el satanismo, la violencia, Pasión, fuego, crimen y respeto por la antigua tradición metalera, vamos a lo del show:

A las 20:00 horas el Club Blondie se rinde a los pies de Watain, unas aproximadamente casi 400 personas, fueron parte que más que un show en vivo fue una ceremonia tal como ellos lo saben hacer, acompañados por un ya conocido nuestro el Chileno Álvaro Lillo (Ex Execrator y Undercroft) , que jugo nuevamente de local.

Trident Wolf Eclipses, es el último disco en estudio de Watain, y así lo interpretaron en vivo, dando inicio con los temas:  Storm of the Antichrist’,  ‘Nuclear Of Alchemy’ y ‘The Child Must die.

El show de los suecos sigue con los temas emblemas, ‘Furor Diabolicus’, ‘Sacred Damnation’ y ‘Underneath the Cenotaph, así encendiendo el recinto, se notó el profesionalismo, la calidad en lo instrumental y la calidad vocal y el buen contacto con la gente presente en la Blondie por su vocalista líder y bajista Erik Danielsson.

El público más que respetable en una noche llena de oscuridad y brutalidad que no conocía de errores  que, hicieran pensar que algún músico de los suecos no seguiría el show. ‘Malfeitor’, ‘Towards the Sanctuary’ y ‘Sworn to the dark’, seguían con el ritual y el  show ya llegaba a su  final, un show de Watain muy bueno, excelente sonido, la iluminación acorde al show y a la banda, más de una hora y algo seguía de un destructivo Black metal, llegó  el homenaje de la noche a los desaparecidos Bathory, con el clásico The Return of Darkness and Evil, estandarte  que fue aceptado y apreciado por el público presentes.

El cierre del show fue con The Serpent’s Chalice, así cerrar una jornada de Oscuridad, ritual, satanismo, y por sobre todo el respeto de los casi 400 asistente, y también el respeto de los suecos, que hicieron deleitar con todo su Black Metal más de una hora Y quince minutos de técnica y un deleite para los oídos.

Review por: Gonzalo Hermosilla

Fotografías gentileza de: Sebastián Domínguez.

Deja tu comentario

Diseñado por calavera design 2017